Harto de la izquierda

Estoy harto. Hasta los cojones de cierta izquierda. De los santos de los santos. De esos que nunca se equivocan y siempre tienen la razón. De que cuando sus opciones suben en las encuestas sea porque sus verdades son evidentes y cuando bajan ocurra porque hay oscuros intereses en contra. De que opinen que «cuando peor, mejor». Cuando acusan a otros de elitistas y se compadecen de su ignorancia, como si eso no fuera elitista. De que se peleen más con los cercanos que con los lejanos. De que dediquen más tiempo y esfuerzo a atacar a las fuerzas con las que podrían aliarse que a ir contra este Gobierno criminal y corrupto. De que Garzón sea un hijoputa por cargarse IU en Madrid pero nos callemos como putas cuando sale gente de IU en Madrid implicada en corrupciones. De que (como en la frase anterior) el feminismo y otras luchas tengan que ser abandonadas en favor de «lo importante». De que se critique que el «ayuntamiento del cambio» en Madrid no haya cambiado nada sin recordar que es un ayuntamiento en minoría y dividido entre la BH, los comunes, los carmenistas y otras familias que vete tú a saber.

Y también estoy harto de que banalicemos estas cosas, de que hablemos de la BH (berdadera hizkierda) y hagamos chistes en lugar de buscar puntos de encuentro que favorezcan un cambio real. De que todos tengamos razón y no estemos dispuestos a ceder ni un milímetro, sin mirar a nuestro alrededor y ver cómo los otros sí lo hacen. Y por eso ganan.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.