Amor mío, no hay palabras

El otro día tuve una conversación con mi hermana Marisa en la que hablábamos de calles de nuestro barrio, de Estrecho. Y la entendí mal, y cuando me hablaba de la calle Navarra yo entendía Pamplona. Y al desfacer el entuerto, recordé una pintada que había en la antigua Pamplona, frente a la Policlínica: «Amor mío, no hay palabras».

Creo que es difícil expresar de una manera tan sugerente lo que es el amor. A veces lo mejor para expresar lo inefable es no intentar definirlo Eso es poesía. Me gustaría algún día escribir algún poema que dijera tanto como esa pintada, que aguantó años y años, hasta que las palas de Gallardón la tiraron abajo.

6 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

    1. No consigo ver la foto, no se si el enlace ha dejado de funcionar.. estaba justo buscándola y he llegado al blog, a tu respuesta y ..
      casi.
      Por favor

      1. Ay, me temo que no hay foto. Cuando escribí esta entrada, no quedaban demasiados rastros y parece que ahora todavía menos. Lo siento.

  1. ¡Muchas gracias, Antonio!

  2. Recuerdo la pintada, ¡pena de foto!

    1. Sí que es una pena, sí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.