Spam, spam everywhere

La madre que me parió. Estos días, antes de que empiece con los chavales, estoy intentando afinar mis herramientas virtuales y vi ayer que en mi hosting había un problema: aunque solo tengo como 500 megas de archivos, el panel de control me decía que tenía ocupados cerca de 900.

Mirando mirando, se me ocurrió mirar las bases de datos y resultó que la de los blogs era un monstruo mostrenco de casi 200 megas, y eso no es normal. Ni medio normal. Así que después de googlear unos minutos, vi que el problema era un blog de aula viejo que, por lo que sea, tenía abiertos los comentarios y tenía cerca de 30 000 de ellos, de los cuales solo 2 eran legítimos. Otra búsqueda, un par de plugins bien aplicados y la cosa se ha reducido de 175 megas a 16, que es algo mucho más coherente. Pero me cago en los espameadores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.