Inercias

La Iglesia católica es una institución grande y vieja. Anquilosada. Y se nota hasta en los críticos.

Leí el otro día en Alandar una iniciativa que había surgido en Alemania: canonizar por aclamación a monseñor Romero. Para quien no lo conozca, Óscar Romero era un obispo conservador que fue nombrado arzobispo metropolitano de San Salvador. Como buen conservador, estaba al lado de la ley y el orden pero, como buen obispo, quiso conocer la realidad cotidiana de su diócesis. Y lo que conoció, en El Salvador de los escuadrones de la muerte, significó un aldabonazo en su conciencia. Utilizó su cargo para denunciar la opresión del gobierno salvadoreño y, a pesar de su elevadísima posición, tenía que acabar asesinado, y así pasó en la capilla del hospital de La Divina Providencia en 1980. Un mártir de los pobres, aunque él no lo era.

Todo esto pasó a finales de los 70, y todavía hoy monseñor Romero no ha recibido el nombramiento como beato, aunque es evidente que fue un santo y que dio su vida por los demás. No ha sido un santo subito. Y Somos Iglesia en Alemania propuso que, el mismo día que se beatificaba a Juan Pablo II, el pueblo saliera a expresar su admiración por Óscar Romero y proclamarlo santo. Y no ha pasado nada.

Esto que pasó hace tres semanas me descorazonó bastante. Pero el 15-M y #acampadasol me han devuelto la fe en el pueblo. A lo mejor no es la democracia española la única que se puede beneficiar de esta toma de conciencia. Aunque les pese a los obispos españoles, que no se miran precisamente en el espejo de San Óscar Romero.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.