San Herodes, patrón de los educadores

Esta entrada se iba a titular «Herodes, ese incomprendido», porque releyendo el otro día Con ánimo de ofender, una colección de artículos de Arturo Pérez-Reverte, encontré un texto sobre Herodes, ese incomprendido.

Pero es que el jueves pasado, no me preguntéis el motivo porque no lo sé, una alumna me preguntó en clase quién era Herodes y qué había hecho. Les mandé que lo buscaran y trajeran la información el viernes. Y añadí que, en mi opinión, era Herodes el patrón de los profesores. Claro, me preguntaron por qué pero me negué a constestar hasta que tuvieran la información sobre él. Y el viernes, cuando todos supieron qué había hecho y les recordé lo que yo había dicho, se echaron a reír.

El humor puede ser una herramienta educativa (aunque a veces lo pienso en serio…).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.