Salve Don Bosco santo, joven de corazón

Hoy es el día, la fiesta salesiana más importante para mí, con permiso del 24 de mayo.
Hoy hace 121 años que falleció Juan Melchor Bosco Occhiena, sacerdote italiano conocido en su tiempo como “el cura que hace milagros”: multiplicó las castañas, curó enfermedades, tuvo visiones…

Pero su gran milagro fue la obra que comenzó en Valdocco, un barrio pobre de las afueras del Turín que se industrializaba en el siglo XIX. Viendo las condiciones en las que vivían y trabajaban los jóvenes piamonteses de clase más baja, decidió dedicar su vida a ellos. Y como él solo no se bastaba para ello, fundó la congregación salesiana.

Una frase que define cómo vivía su relación con los jóvenes y que repetía a menudo: “Hacemos consistir la santidad en estar alegres“. No hace falta decir mucho más.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.