Amor mío, no hay palabras

El otro día tuve una conversación con mi hermana Marisa en la que hablábamos de calles de nuestro barrio, de Estrecho. Y la entendí mal, y cuando me hablaba de la calle Navarra yo entendía Pamplona. Y al desfacer el entuerto, recordé una pintada que había en la antigua Pamplona, frente a la Policlínica: «Amor mío, no hay palabras».

Creo que es difícil expresar de una manera tan sugerente lo que es el amor. A veces lo mejor para expresar lo inefable es no intentar definirlo Eso es poesía. Me gustaría algún día escribir algún poema que dijera tanto como esa pintada, que aguantó años y años, hasta que las palas de Gallardón la tiraron abajo.

6 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

    1. No consigo ver la foto, no se si el enlace ha dejado de funcionar.. estaba justo buscándola y he llegado al blog, a tu respuesta y ..
      casi.
      Por favor

      1. Ay, me temo que no hay foto. Cuando escribí esta entrada, no quedaban demasiados rastros y parece que ahora todavía menos. Lo siento.

  1. ¡Muchas gracias, Antonio!

  2. Recuerdo la pintada, ¡pena de foto!

    1. Sí que es una pena, sí.

Responder a Agata Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.