Cómo no te voy a querer

Cómo no te voy a querer,
cómo no te voy a querer,
si eres campeón de Europa
por décima vez.

No voy a analizar la métrica porque no hay por dónde coger la copla.

Simplemente pensaba anoche que menudo madridismo resultadista que hace que los fans le quieran no por su juego o por sus «valores» (como si un club de fútbol profesional los tuviera), sino porque gana.

Vi la final en un bar repleto de madridistas junto a un grupo de amigas que pasan mayormente del fútbol pero querían animar al Atleti, la épica de David contra Goliat. Fue incómodo, por decir algo.  No hubo hermandad entre aficiones y esas polladas.

Pero miraba a los madridistas y veía a adultos frustrados, alienados, a los que la vida no debe de darles muchas satisfacciones fuera del fútbol. Y pensaba que realmente el fútbol es el opio del pueblo. Pero porque el pueblo necesita opio para seguir adelante.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.