Qué duro

Qué duro es acostarme a tu lado
mientras tú duermes, mi mano en tu costado.
Sentir tu calor que huele a calidez
y a sudor fresco, a brisa.
Qué duro es acostarme a tu lado
y sentir el colchón desequilibrado.
Soportar tu presencia ausente
y notar que no estás donde yo.
Saber que respiro el aire que exhalas,
que es el aire que me da vida,
y tú no inspiras mi respiración.

Algo agoniza y duele sentirlo
mientras los minutos pasan
en la pantalla del móvil.
Y quizás lo más triste es
que no si desear que se acabe,
que se acabe de una vez,
o simplemente llorar en silencio.
Mientras tú duermes ya no está
mi mano en tu costado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.