Pedir peras al olmo

“De cada 100 alumnos que iniciaron la Enseñanza primaria en 1951 (con 6 años) , llegaron a ingresar 27 en la Enseñanza media (con 10 años); aprobaron la Reválida de Bachillerato elemental (con 14 años) 18 y 10 el bachillerato superior (con 16 años); aprobaron el Preuniversitario (17 años) 5 y 3 alumnos culminaron sus estudios universitarios en 1967.

El Examen de Estado que había al final del bachillerato de 7 cursos (que se suprimió en 1953 para establecer un bachillerato dividido en dos grados, uno elemental y otro superior) sólo lo aprobaban el 40%  y  el exámen de ingreso en las Escuelas de Ingenieros el 7%. (Fuente de este último dato; “Historia de la Educación”. Atkinson y Maleska)

Cada vez que se lee sobre los malos resultados académicos en España (que si PISA por aquí, que si tasa de abandono por allá…), sería higiénico recordar dónde estábamos hace medio siglo. ¿Es razonable pedir a un país mediano que en 50 años pase del Tercer Mundo a la vanguardia académica cuando invertimos, en porcentaje de PIB, menos que EE UU, Francia, Reino Unido, Alemania o Portugal(!)? Sería un milagro y el milagroso Max ya no está con nosotros, sino con Murdoch.

Fuente de las citas: Blog de educación en Orcasur.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.