Interinos

Es una de las palabras de moda. En los medios de la derecha existe una campaña para cargarla de connotaciones negativas: «No vamos a contratar interinos» (porque no se lo merecen, entiendo) y cosas así. Pero ¿quiénes son los profesores interinos?

Un interino es simplemente la persona que, sin serlo, realiza el trabajo de un funcionario. El proceso de selección de interinos es «sencillo». En cada concurso-oposición, se ordena a todos los participantes según su resultado final. Si se han ofrecido 100 plazas en el turno de libre acceso, los 100 primeros consiguen dichas plazas, y los siguientes, en un orden similar (los requisitos no son los mismos en la lista de interinos que en el concurso-oposición) entran en una bolsa de trabajo, las famosas listas de interinos.

El sistema se va complicando al saber que hay dos listas, al menos en la Comunidad de Madrid. La llamada lista preferente incluye a la gente que ha trabajado para la Consejería o que ha pasado de un 7 en la oposición, mientras que el resto va  a la lista complementaria. Y hasta que no se acabe la lista preferente, no empieza a funcionar la complementaria.

Esto significa que en el colectivo de interinos hay muchas situaciones diferentes. Hay interinos de pura raza, que llevan más de 10 años siéndolo y trabajando cada año con vacante, hasta que han llegado las vacas flacas y se han quedado sin trabajo …y sin finiquito, que los interinos no son trabajadores. Y también hay gente que ha dado solo unos días de clase, o incluso que está en listas pero no ha llegado a trabajar en la pública.

Algunos no han aprobado la oposición. Es cierto. Pero en el peor de los casos están tan formados como un profesor de la red privada. Y si alguien cree que, incluso en tiempos menos malos, un interino podía llegar a trabajar sin estudiar mucho la oposición, se equivoca.

Pero es política y periodísticamente más interesante meter situaciones tan complejas en el mismo saco. Yo fui interino 6 años, 5 de los cuales viví mejor que este año que soy funcionario de carrera (debe de ser la carrera de la reina roja), y éramos muy diversos.

¿Y cuál es su necesidad? Muy sencilla: dar flexibilidad al sistema. Puesto que el trabajo de depende, entre otras cosas, de tu lugar de trabajo, lo normal es que los profesores no se muevan (el inmenso movimiento de gente que ha habido este año también va contra la coña de la calidad en la enseñanza), pero siempre hay huecos que cubrir: centros donde aparecen menos alumnos (o más) de los esperados, bajas por enfermedad, maternidad, matrimonio, licencias…

Así que no contratar interinos, aparte de que pueda ser justo o injusto (que lo es para los susodichos pero sobre todo para los alumnos), es ridículo. Pero conociendo a Aguirre y Fígar no seré yo quien las llame así, claro.

2 comentarios

  1. La verdad es que yo también me he pasado seis años de mi vida como interino, y no diré que sólo tengo buenos recuerdos de esa experiencia, pero desde luego ha sido lo mejor que he hecho en mi vida profesional -y no lo comparo con otros cinco años de trabajar en colegios privados porque es como comparar la noche con el día, y no entro en los concertados, porque algunos son terribles-. No todo era perfecto, claro está, de hecho tienes que pelearte a veces con el equipo directivo para conseguir cosas que piensas honestamente que van a ser muy beneficiosas para tus alumnos; en otras ocasiones te sorprende alguna decisión del departamento o cómo ciertos compañeros luchan por tener esa asignatura o la otra, etctera. Pero de lo que no cabe duda es que la gran mayoría – o «la inmensísima mayor parte», como dice el portavoz de la Junta de Castilla La Mancha, que tendría que repetir curso aunque sólo fuera por eso- es una grupo de profesores que se dejan la piel en su trabajo, que dedican horas que ni los políticos no cuentan y que mucho menos pagan; al menos, es de justicia decirlo bien alto, sí están agradecidas… por los alumnos, que saben muy bien el esfuerzo y el entusiamo que dejamos en las clases, aunque a veces nos pueda el desánimo y el desaliento, como cuando oyes las mentiras tan escandalosas y el desprestigio que se ha intentado volcar sobre los docentes. Menos mal que, como contrapeso, ahí están blogs como éste o los de Bob Harris (tizaflauta), Fernando López (esodelaeso) o un tal Julii (apuntesdeunprofe), para poner al descubierto las falacias y los abusos de los responsables de la Consejería de Educación, los de no pocos medios de comunicación y, lo que es más grave, de nada menos que la presidenta de la Comunidad de Madrid.

  2. Nada que añadir, solo los enlaces a los blogs que comentas: TizaflautaEso de la ESOApuntes de un profe

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.