Un año se va

2008. Un año de cambios, un año de errores, un año de placeres. Un año de dolor.

2008 ha supuesto cambios en el mundo. Obama ganó las elecciones y <acronym title=”Estados Unidos”>EE UU</acronym> empieza a parecer simpático otra vez. Zapatero las ganó en España, y parece que algunos no pierden la Esperanza.

En 2008 la crisis nos ha golpeado, a algunos más que a otros. Yo no me he comprado el miniportátil que quería y en Etiopía han muerto niños a puñados, pero ¿qué me importará más a mí? Quieren refundar el capitalismo cuando habría que tirarlo abajo como la estatua de Sadam. Franco recomendaba no meterse en política, y los especuladores nos recomiendan no meterse en economía, que no sabemos. El Estado salva los dineros privados, eso es el neosocialismo español: la socialización de las pérdidas.

Política, literatura, la vida en 2008 ha estado llena de mentiras hermosas, de verdades horrendas. El siglo XXI es paradójico. Y generalmente la gente no se maneja bien en la paradoja. Premios Nobel gracias al <acronym title=”síndrome de inmunodeficiencia adquirida”>sida</acronym>, suicidios por amor de Dios, liberales exigiendo al Estado que intervenga, yo haciendo (otra vez) lo que había jurado no hacer nunca.

No sólo ha muerto gente este 2008. Han muerto ideales, han asesinado ilusiones, han infartado corazones. Ahora que viajar es barato gracias a sitios como <a title=”Atrápalo.com” href=”http://www.atrapalo.com” target=”_blank”>Atrápalo</a>, el viaje más difícil sigue siendo el mismo: el viaje hacia tu interior. En el mundo hay mucha mierda, igual que en ti. ¿Por qué, si queremos conocer el mundo, no queremos conocernos mejor? ¿No será que nos tenemos miedo?

Ha habido muchas cosas que no han podido ser este año. En 2008 conocí las cumbres del placer por medio de la infamia. Y la infamia se vengó (justicia poética) robándome el corazón y esparciendo sus pedazos por el mundo: Budapest, Arévalo, Gante, Ordesa, Madrid, Minnesota, Granada, Valdebernardo, Valdemoro. Todavía estoy recobrándolas, para qué pensar en reedificarlas.

Pero como dijo <a title=”Web de El Chojin, un rapero español” href=”http://www.elchojin.net”>aquel</a>: “la vida es una mierda, pero la vida merece la pena”. 2008 ha merecido la pena

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.