Vieja conocida

Ayer, antes de irme a cenar con unos cuantos amigos, me encontré por la calle con la ex-novia de mi hermano.
Me sentí un poco hipócrita (je, je). Me dio un fuerte abrazo al saludarnos y otro al despedirnos; me había echado de menos; no me había llamado nunca desde que dejó a Félix.
Si hay algo que me fastidia en la vida (tendré que ponerlo en próximos tests por correo electrónico) es la gente que dice algo y hace otra cosa. Cada uno puede hacer lo que quiera, pero que no me vengan con milongas, por favor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.