CT²

No cometeré el error de decir que Luis María Anson es tonto. Una persona que ha sobrevivido varias veces a su propia utilidad, primero cuando dirigía el ABC (el ABC auténtico, lo llama él, que una cosa es no ser tonto y otra no ser un hortera) y luego al ser sacrificado cuando dirigía La razón, no puede ser tonta.
Esto que dicho no quiere decir ni que esté de acuerdo con él ni que me caiga bien, que no lo hace. Pero al  césar lo que es del césar.

Su artículo del día 12 en El mundo muestra claramente tanto su inteligencia como otro
aspecto, que luego señalaré. Me ha costado encontrar el enlace, van con retraso o deben de pensar que nadie que sepa conectarse a internet puede interesarse por Anson.

Lo que dice Sintilde es que la Cultura de la Transición esta agotada. Gran frase esta:

o hacernos la reforma constitucional desde dentro del sistema o nos la harán revolucionariamente desde fuera. En el primer caso, la Monarquía parlamentaria permanecerá; en el segundo será arrollada

Aparte del hecho de que todo republicano dará palmas con las orejas ante la segunda perspectiva, lo interesante es ver que un eximio representante del antiguo régimen se ha dado cuenta de que se están cayendo los palos del sombrajo que teníamos montado. La cultura de la transición (CT) por fin lo ha visto. Pero más interesante todavía es ver que su solución es… ¡ Más CT! Concretamente, un pacto consensuado entre PP y PSOE en el que los líderes de las nuevas generaciones sean escuchados por, y citó textualmente la lista: Felipe, Aznar, Zapatero, Solana, Almunia, Zaplana, Bono, Duran, Tardanza, Roca…
Así pues, la solución a los problemas de España debe salir de los líderes de lo que nos ha hundido en la mierda. Es característico de la CT la huida hacia delante corriendo a todo trapo hacia atrás. La añoranza de aquellos momentos de consenso viciado. Porque, oigan, si me dan a elegir entre la monarquía borbónica y el franquismo, elijo monarquía, pero es una elección entre susto y muerte. Hoy la elección sería entre monarquía parlamentaria o república democrática, que es otra muy sugerente, y mi respuesta sería otra.
E igual que con la organización básica, todo lo demás. El tapón en que se ha convertido la generación de la transición no solo no se da cuenta de cómo está dejando el país, sino que los pocos que ya se han visto relevados y relegados quieren volver.

Joaquim Nadal fue alcalde de Gerona con 31 años. Eso, hoy, sería simplemente impensable. España, hoy, gracias a la CT, caminamos para atrás.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.