10 distopías que dan miedo

Toni Solano tuitea un artículo de Psicópatas Corp. con este título. Son las siguientes:

  1. Jack London en El talón de hierro (1908), describe una sociedad donde el capitalismo industrial-colonial norteamericano consigue perpetuarse mucho más allá del siglo veinte. No la conocía.
  2. Nosotros, de Yevgeni Zamiatin (1921).Describe un mundo de edificios completamente transparentes sin privacidad ni individualismo, una humanidad regida bajo un único imperio, que nunca parece equivocarse y que extiende sus perfectas “matemáticas sociales” a cualquier precio. Tampoco había oído hablar de ella.
  3. Un mundo feliz de Aldous Huxley (1932).Una de las distopías más famosas de la literatura universal. Manipulación genética, drogas accesibles, sexo barato y hobbies caros.
  4. 1984 de George Orwell (1949). Sin duda la que más me ha inquietado. Cada vez que la he leído, cada vez que he visto la película, me asombro de que alguien se atreviera a llamar ‘Gran Hermano’ a un programa de la tele. Férreo control de la información, vigilancia panóptica y omnipresente… Pero lo que más acojona es la idea de que el régimen también controle a la supuesta disidencia.
  5. Fahrenheit 451 de Ray Bradbura (1953). Se supone que es la temperatura a la que arde el papel. Tiene la diferencia frente a las dos anteriores, con las que forma seguramente el podio de distopías famosas, que el final no es tan terrible (un suicidio, un lavado de cerebro total). Los libros están prohibidos y los bomberos se encargan de quemarlos, otra vez el tema del control de la información.
  6. Mercaderes del espacio de Frederik Pohl (quien acaba de fallecer) y Cyril M. Kornbluth. Sátira divertidísima (mucho mas que sus secuelas) y a la vez aceradísima del capitalismo al que veían abocado a EE UU. El Gobierno es controlado, lógicamente, por las grandes empresas y en la obra se llevan al extremo técnicas que ya existen. ¿Quién no ha oído esas redes de prostitución que ofrecen un préstamo con un interés tan alto que la mujer nunca puede escapar? Salarios bajos y crédito fácil para que una selecta elite controle a la población. ¿De qué me sonará?
  7. THX-1138 de George Lucas. La única película de la lista. Que no adapta un libro, quieren decir. No la había visto, así que la he incluido en las pelis que quiero ver este año. Presenta un futuro capitalismo extremo que mezcla sus principios de mercado como una religión.
  8. Johnny Mnemonic (1981) de William Gibson (el autor de Neuromante) juega también con la idea del control de la información. El artículo de Psicópatas Corp. no puede evitar recordar PRISM.
  9. Snow Crash de Neal Stephenson (1992). Una novela cyberpunk con una curiosa presentación de internet como una realidad virtual con calles y edificios, un poco en la línea del juego de rol (¿Cómo que qué juego de rol?). Además, es un paraíso ancap [anarcocapitalista] en el que las grandes empresas o la mafia, que igual da, controlan la mayor parte del territorio de EE UU frente a la impotencia del gobierno federal. Aquí en España podríamos poner todo el norte de Madrid en manos de Florentino, desde el Bernabéu hasta Valdebebas y las Cuatro Torres; Nuevos Ministerios para el BBVA que tiene allí la sede, y así sucesivamente. Un detalle que todavía no pude decidir si es genial o pueril es que el héroe protagonista se llama Hiro Protagonist.
  10. Leyes de mercado, de Richard Morgan (2004). Describe un decadente 2049 inmerso en un capitalismo global desatado, cruento y despiadado. Lo difícil para muchos (quizá incluso para el autor) era creer que semejantes descripciones acabasen siendo contemporáneas. Escrito no mucho antes de la crisis internacional, hoy es puro deja-vu. En este caso, ni siquiera conocía al autor.

Ya tengo unos cuantos libros que buscar y leer para cuando me aburra de ver películas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.