La lluvia fina cala

Pues sí, lo de UGT sigue siendo un absoluto escándalo. En fin: «a las mariscadas, a las mariscadas…» Y luego, «unas cañitas». Menos mal que siempre quedarán los sindicatos realmente luchadores, aunque sean minoritarios.

Visto en el Facebook de DRY

Lo de las mariscadas es chungo, cierto. Pero no porque sea marisco, sino porque sea con dinero público. Y lo de «unas cañitas» demuestra que el PP y Goebbels tenían razón, si lo repites lo suficiente una mentira cala.

Si los anarcas de Democracia Real Ya han caído en lo de las cañitas, nos queda derecha para rato. Nos quedamos en la anécdota, en lugar de ir a la raíz del asunto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.