¿Qué más da?

No te quiero. Te quiero.
No lo sé. O sí, pero
¿qué más da?
Porque ya no importa lo que he perdido.

Tan solo queda lo que queda
en la memoria de un tiempo pasado
tan inalcanzable como el futuro
que ya no tendré,
que ya no tendremos.

Te quiero. No te quiero.
No lo sé y tú sí. ¿Qué más da?

Tan solo quedan volutas de
tu pelo en mi recuerdo
que se mezclan, se confunden con jirones
del pelo de otras que pasaron
por mi vida, por mi habitación
antes y
(aunque me duela reconocértelo) también
después que tú.

¿Qué más da?
Tú ya no estás y lo demás que he perdido no importa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.