Stardust

He visto hace poco con mis alumos de MAE esta película y la he vuelto a ver en casa con Azahara. Y me llama la atención la poca fama que ha tenido, porque me parece uno de los escasos casos en que la película supera a la obra en la que se basa. Una novela de Neil Gaiman, en este caso.

Y también me llama la atención lo poco conocida que es esta película con todas las posibilidades educativas que tiene y, sobre todo, por la buena acogida que tiene entre los chavales. Y es que la primera vez que vi esta película fue dentro de un ciclo de “Cine en valores” organizado por la FAD. Fuimos al teatro Jaime Salom de Parla con unos 250 alumnos de 2º de la ESO, jóvenes parlitas hormonados a los que ir al cine.

Stardust es un cuento de hadas moderno, con príncipes de sangre azul (literalmente), estrellas que caen a la tierra, piratas temibles pero de buen corazón, fantasmas, reinos que buscan heredero… A primera vista no parecería algo especialmente atractivo para adolescentes, sobre todo para los chicos, ¿verdad? Se podrá imaginar la sorpresa que me produjo ver cómo el epílogo de la película, con el inevitable final feliz, era recibido con una estruendosa salva de aplausos.

Este año he vuelto a probar a ponerla a mis alumnos de 2º de ESO y ha vuelto a triunfar, pese a sus quejas iniciales.

Stardust es una película de aventuras muy interesante, con un reparto interesante (Michelle Pfeiffer, Robert De Niro en un papel secundario [creado para la película, no aparece en el libro]. Sienna Miller y la pareja protagonista formada por Charlie Cox y Claire Danes) y unos efectos especiales dignos. pero lo quce me interesa de esta película es la gran carga de valores que trae:

  • Amor: el protagonista, enamorado de una vecina inmadura y caprichosa, es capaz de superar este enamoramiento y conocer a otra persona.
  • Esfuerzo: todos los personajes luchan por lo que quieren.
  • Recompensa: los que se esfuerzan acaban consiguiendo lo que buscan.
  • Tolerancia: uno de los personajes es un homosexual reprimido que es descubierto y, sorprendentemente, aceptado y querido.

Por supuesto, le hecho de ser un cuento de hadas hace que haya una parte de conservadurismo: la monarquía no tiene otras opciones, por ejemplo. Pero Stardust es una película entretenida para los chavales (y para los mayores) y que puede ayudar a educar entreteniendo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.