Hay que joderse

Umberto Eco aligera El nombre de la rosa. Parece ser que el eximio catedrático de Semiología y fundador de un departamento de Ciencias de la Comunicación cree que, si una novela es compleja para los nuevos lectores del siglo XXI, en lugar de educar a esos lectores (lo cual es de cobardes, como todo el mundo sabe), lo que hay que hace r es simplificar el libro.

Hasta el mundo de la cultura se inculturiza. Estamos perdidos.

(Y eso que lo de que Espe está cargándose la enseñanza pública en Madrid a velocidad de vértigo no me apetece hablar)

1 comentario

  1. El pueblo tiene que despertar y gritar que ya basta,¿Dónde quedaron los ideales?
    «Recuerden, recuerden el 15M,
    conspiración, pólvora y traición.
    No veo la demora y siempre es la hora
    de evocarla sin dilación.
    Nos dicen que recordemos los ideales,no al hombre,
    porque con un hombre se puede acabar.
    Pueden detenerle,pueden matarle y pueden olvidarle,
    pero cuatrocientos años más tarde
    los ideales puesen seguir cambiando el mundo»
    Necesitamos recordar nuestros ideales…porque creo que nosotros mismos los hemos matado

Responder a Klorofila Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.