Otro homenaje-plagio

Este va con una dedicatoria y —para qué negarlo— un poco de mala leche. Primero el original.

EPIGRAMA
SABER SIN ESTUDIAR

Admiróse un portugués
de ver que en su tierna infancia
todos los niños en Francia
supiesen hablar francés.
«Arte diabólica es»,
dijo, torciendo el mostacho,
«que para hablar en gabacho
un fidalgo en Portugal
llega a viejo, y lo habla mal;
y aquí lo parla un muchacho».

Y ahora mi versión. Fui incapaz de hacerlo en octosílabos, así que hice lo que pude. El primer verso me cruje, pero no he sido capaz de mejorarlo.

EPIGRAMA
TO KNOW WITHOUT TO STUDY

Una docente quizá con Una española llena de clichés
se admiró de ese misterio que encierra
que los niños más simples de Inglaterra
sean capaces de hablar tan bien inglés.
Y pensaba «Cosa del diablo es»
mientras en su blog seguía escribiendo
«que para aprenderlo yo esté sufriendo
y me esté haciendo vieja sin pillarlo
y cualquier niño en Londres, sin pensarlo,
lo más raro en inglés está diciendo».

2 comentarios

  1. Jeje,así mucho mejor,¡sigue así poeta!

    1. A mandar, guapetona!

Responder a polkillas Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.