Dos días

Esta guardia me ha llevado dos dís meterla en la ducha. Y al final no ha sido tan difícil. Esa es la paradoja del amigo alemán: que lo que una vez te cuesta mucho, otras es suave como la seda. Y viceversa, que es lo malo.

Y así seguimos, adelante y a la vez hacia abajo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.