Ayer

Ayer te vi.
Te vi. En un sueño.
Ayer soñé
que no había miedo.

Y desperté.
Te fuiste corriendo
mientras el sol
brillaba en el cielo.

Hoy te he buscado
porque soy un terco.
Al no encontrarte
solo me interpelo:

¿Estabas en mi sueño
o eras mi sueño?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.