Aurea mediocritas

El estado natural del  hombre es la insatisfacción.

Se me ocurrió hace unos meses mientras entraba al garaje en casa. Bueno, en mi vieja casa.

Y luego, unos días después, en clase de Literatura, estuvimos hablando de los tópicos renacentistas. Y uno que a mis alumnos les parecía completamente incomprensible era el de la áurea mediócritas: el intento de alcanzar un deseado punto medio entre los extremos o un estado ideal en el que no afecten en exceso ni las alegrías ni las penas, según Wikipedia.

Y lo cierto es que entiendo que mis chavales de Parla (como los de cualquier lugar, hoy en día) no lo entendieran. Porque la áurea mediocritas significa renunciar a cosas. No es el nirvana budista, la ausencia de todo deseo, pero sí que supone aprender a conformarse. La sociedad que hemos construido anima a quererlo todo, a consumirlo todo, a tenerlo todo sin preocuparnos por nada más. Y un tópico que propugne otras cosas no es ni atrayente ni, me atrevería a decir, entedible.

Es muy difícil intentar convencer a tus alumnos de que lo que ellos ven como normal no es preferible, ni siquiera necesariamente bueno. Y ya proponerles otra opción ética (no me refiero a moral católica, sino a una moral autónoma) para que —al menos— la sopesen es muy pero que muy difícil.

¿Se entiende por qué me gustan las clases de literatura?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.