¡Satán es mi señor!

Y después del susto de que alguien católico, apostólico y romano como yo diga eso, lo explico. O mejor, lo leéis en Vicisitud y Sordidez.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.