Correo y la ley del aborto

Me manda una amiga un correo en cadena escrito por Mariló Montero, periodista, esposa (de Carlos Herrera, por cierto) y madre, acerca del peliagudo tema de la nueva Ley del Aborto.

Primero he pensado en el (fácil de reconocer) sesgo ideológico del texto y en criticar alguna falacia lógica que contiene, pero luego me ha dado por pensar en lo que motiva dicho texto. Y me he dado cuenta de que el aborto es posiblemente el único asunto moral que no tengo más o menos claro. No sé si eso es bueno o malo.

Pero es cierto que mis opiniones acerca de la eutanasia, del matrimonio homosexual, de la cadena perpetua, etc. las tengo bastante claras. Sin embargo, con el aborto sigo teniendo muchas dudas. Porque el caso es que me gustaba la ley que había en España desde el año 1985 (creo). Y creo también que alguna vez lo he dejado escrito por aquí. Pero sigo teniendo mis dudas.

Si mi hijo me confesara que es gay, le diría: «Adelante, sé feliz». Y qué triste tener que confesar algo así. Pero si mi hija me confesara que ha abortado, no sé qué pensaría. Y no me parece que haya una respuesta fácil ni desde la ética ni desde las leyes. Es evidente que el aborto es una realidad que está ahí, queramos o no, y que hay que regular, pero no tengo claro qué regulación sería la mejor.

Es curioso cómo a veces una idea que te llega te hace ir de lo particular, un artículo con el que tampoco acabo de estar de acuerdo, a lo general, la vicisitud del aborto. Y es curioso darse cuenta de que no tengo respuestas para todo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.