Marea – Mierda y cuchara

Os juro que había empezado esta entrada poniendo otra cosa, pero me iba por los cerros de Úbeda cada dos líneas, así que tengo que volver a empezar.

Leí el otro día que la gente tiende a odiar las entradas que sólo ponen la letra de una canción sin más, así que los cuatro gatos que leen habitualmente esto (y son mayoritariamente mujeres, aunque suene raro) se merecen que explique los motivos. Así que eso haré a partir de ahora.

El otro día di mi primera clase verdadera de literatura en el Patarroyo. Hasta ahora había hablado de historia de la literatura o de teoría de la literatura, pero el otro día conseguí que una alumna acabara llorando. Y me enorgullezco. Y me explico.

Para mí, la literatura es un arte, y su expresión más pura es la poesía. Y explicando a 1ºD el poema “Palabras para Julia”, explicando cómo el poeta pretendía transmitir algo a su hija, conseguí que ese algo llegara a Aroa. Lloró porque sus padres están divorciándose, porque no tiene suerte con los “chicos” y, sobre todo, porque conseguí transmitirle lo que decía Goytisolo con su poema: Te sentirás acorralada, / te sentirás perdida y sola, / tal vez querrás no haber nacido. (…) La vida es bella, ya verás / como, a pesar de los pesares, / tendrás amigos, tendrás amor.”.

SPOILER: Va mierda sentimental, a quien no le gusten estas cosas, pulse CTRL + W. Los demás, que sigan leyendo.

De esta canción, que me gusta mucho porque presenta la cara mala del amor, que también existe, me quedo con unos versos del estribillo: Y cada beso en la boca es nada / como si no hubiera pasado nada. Y después: porque sé que el saber / no sirvió para dañar tus labios / y que te sobra todo lo que va después / del “yo te quiero” y “yo también” . / Y mi costilla arrancada es nada / y cada trino quebrado es nada, / que fuimos, somos y seremos nada.

Se va pasando, pero a veces todavía duele.

Cuéntame, dime quién
te ha colgado el mar de las pestañas
y, ahora, dársena de estiércol se tornó
la comisura de los besos.

Sed de limón, cimbrear como las espadañas
y en el hueco de mi espalda y la pared
cuelga tu nido del revés
y cada huevo parido es nada
y cada beso en la boca es nada,
como si no hubiera pasado nada.

Un reguero de luna será nuestra casa
de esta luna tan puta de pechos de plata.
Será el arrullar de la libertad
que tiene cogida pa ti y para mí en la goma de sus bragas.

Cuéntame del llover,
de los días de mierda y cuchara,
de la rara podredumbre del querer
cuando no falta nada,
porque sé que el saber
no sirvió para dañar tus labios
y que te sobra todo lo que va después
del “yo te quiero” y “yo también”.
Y mi costilla arrancada es nada
y cada trino quebrado es nada,
que fuimos, somos y seremos nada.

Aguacero de soles caerá en nuestra cama,
que sólo quiere amores de piernas mojadas.
Y dejarnos prender, que no es menester
ponernos en pie, tú como luna en celo y yo como una cabra.

regaré sin querer con silencio de estrellas tu cuarto,
que no anhela más que el grito del papel
en el que he escrito mi quehacer:
que nunca más servirá de nada,
si su tronío se queda en nada,
cuando su savia ya no riega nada.

Adaptado desde musica.com.

1 comentario

  1. 11 años despues. Pero gracias por la introduccion!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.