Los (grandes) empresarios y la hipocresía

El otro día, más de dos millones y medio de espectadores siguieron un debate en TVE en el que participaron políticos, sindicalistas y (grandes) empresarios. Estos últimos volvieron a defender la idea de que para generar empleo, lo que hay que hacer es abaratar el despido. Por un lado, he de reconocer que se me escapa la lógica de esta afirmación. ¿Qué tiene que ver lo uno con lo otro? Si una empresa tiene una carga de trabajo determinada, necesitará un número determinado de trabajadores. Supongo que hacer depender la política de contrataciones del coste de los posibles despidos es pan para hoy y hambre para mañana. Pero es que, además, no he oído a un solo (gran) empresario quejarse de los bonus millonarios que las grandes empresas otorgan a sus directivos, incluso cuando estos los han llevado a la quiebra. El caso de AIG en Estados Unidos es bastante sangrante.  Y vamos a ser sinceros: para una empresa, pagar 45 días por año trabajado a un trabajador es un coste excesivo, pero pagar millones porque sí, sin justificación de ningún tipo, a un consejero delegado es necesario para la marcha de la economía. Ah, el paréntesis del título lo uso para aclarar a quiénes me refiero, porque hay miles de empresarios en España que tampoco entienden el razonamiento de la «flexiguridad», y generalmente son los grandes quienes sí dicen entenderlo. Nos ha fastidiado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.