Una versión de Garcilaso

Cuando me paro a contemplar mi estado
y recuerdo lo poco que he vivido
veo cuántos golpes he recibido
y cuántos momentos he disfrutado.

Hijo, estudiante, opositor, parado,
hermano y amigo comprometido
sobre todo cristiano convencido,
varias veces amante abandonado.

Me pregunto si mereció la pena
vivir de esta forma como lo he hecho.
A veces me parece una condena

que nunca sacaré de mi pecho:
aquellos nombres que escribí en la arena
de mi sueño, aunque quedé insatisfecho.

(La versión original la puedes encontrar, por ejemplo, en http://www.poesia-inter.net/lvps077.htm).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.