Poema triste

Este es un poema que escribí hace mucho tiempo. Está lleno de referencias, quizá alguien pueda detectar versos que he plagiado sin rubor.

Un año atrás yo tenía interés,
ganas, ilusión.
Un año atrás.

Pero en estos días inciertos
busco y no encuentro
en mi hígado
fuerzas para continuar
esta vida que no es vida.

Un rinoceronte rojo
embistió mi costado
desprotegido
y la sangre que brotó
regó un jardín nocturno.

Pirotecnias inesperadas
celebran la muerte
tan callando
y mis pies se deforman
pues no los quiero usar.

Esta vida que no es vida
no es un castigo ni un premio;
pura vida
con su savia perdida
en una herida que no es herida.

Sentí la lluvia mojar
mi rostro al hacer el amor
y ahora
una tormenta de petróleo
me ahoga sin pretexto.
(sin piedad)

Una figura oscura baja el monte.
¿Hombre, espectro, puede ser?
encapuchado
me acecha sin descanso
y yo no puedo descansar.

Desalentadas amapolas
se olvidan de darme descanso
en mi cama
y las voces de la noche
no hablan aunque las escucho.

Lobos sin dientes, búhos
que han perdido sus plumas,
seres humanos
que buscan en sus memorias
y encuentran sólo recuerdos.
(de la muerte)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.